1. Página principal
  2. Noticias
  3. Negocio como Sociedad Limitada o como Autónomo.
Sociedad Limitada o Autónomo

Sociedad Limitada o Autónomo, está es una de las principales dudas que uno tiene a la hora de montar un negocio. Es por ello que queremos otorgar un poco de luz al asunto hablándote de las diferentes características de cada una y al mismo tiempo informarte de cuál puede beneficiarte más en cada caso. Esperamos que te sirva de ayuda.

Montar un negocio: ¿hacerse autónomo o crear una Sociedad Limitada (SL)?

Las principales diferencias a la hora de montar un negocio se recogen en una serie de características y criterios que debemos tener en cuenta. Si bien es cierto que no es algo exacto y depende de las circunstancias de cada cual, dichos criterios son de mucha ayuda a la hora de esclarecer qué fórmula nos conviene más.

1.- Responsabilidad

En el caso del autónomo o empresario individual la responsabilidad es total. Él responde con su patrimonio y el de su actividad frente a cualquier contingencia. En este sentido una de las principales ventajas que tiene una Sociedad Limitada a la hora de montar un negocio es que dicha responsabilidad es, precisamente, limitada. Eso quiere decir que solo se responde con el capital de la empresa. No se incluye el privado.

2.- Facilidades para la financiación

Uno de los aspectos fundamentales que debemos tener en cuenta a la hora de montar un negocio es el de la financiación. La necesitaremos en la mayoría de los casos para llevar adelante nuestro proyecto. Por ello, debemos dejar claro que en el caso de las SL resulta más fácil conseguirla por parte de las entidades de crédito y financiación.

3.- Impuestos

En el caso de los autónomos, el impuesto que se tributa es el IRPF. Este es un impuesto progresivo que grava más a quien más ingresa. En el caso de las SL se tributa por el Impuesto de Sociedades. Este es un impuesto de carácter fijo que ronda el 25%, aunque se prevé su reducción al 23%. Por ello, dependerá de si queremos dedicar los beneficios íntegros a nosotros mismos (para lo que cotizaremos a través de nómina y se nos aplicará el IRPF, por lo que el resultado será muy similar al que tendríamos siendo autónomos) o reinvertir los beneficios en la empresa.

4.- Aportación de capital

Una de las principales ventajas de los autónomos respecto a las SL es que no requieren de capital inicial. Es más, podemos acogernos a las bonificaciones que hacen que el primer año solo paguemos 60€ aproximadamente de constitución. Se conoce como «tarifa plana de autónomos». En el caso de las SL se requiere un capital mínimo de 3.000€, algo que puede lastrar nuestro estado financiero inicial.

5.- Rapidez a la hora de montar un negocio

Sin lugar a dudas, montar un negocio como autónomo tiene unos trámites mucho más rápidos que los de montar una SL. En concreto, es posible constituirse como autónomo en un par de días a través del servicio de una gestoría. En el caso de las SL los trámites son mucho más tediosos y lentos.

¿Qué hacer entonces?

A la hora de montar un negocio hay que hacerlo a la luz de los criterios que hemos propuesto. Sin embargo, salvo casos en los que desde el principio se tenga la certeza de que el negocio va a dar suficientes beneficios como para poder obtener ventajas de la naturaleza de una SL, recomendamos iniciarlo en forma de autónomo. Es una buena forma de testear sus resultados pudiendo beneficiarnos de la tarifa plana en la mayoría de los casos. Esperamos haberte aclarado más la información en este punto sobre montar un negocio.