1. Página principal
  2. Noticias
  3. Estilos de decoración para oficinas
Estilos de decoración oficinas

La decoración para oficinas ha tomado valor en los últimos años como parte de las estrategias para crear un ambiente propicio para el trabajo. Este no es solo un factor que contribuye a mejorar las relaciones laborales y las relaciones de los trabajadores con la empresa. Es de paso una forma de mejorar la eficiencia y el compromiso de los trabajadores con un puesto concreto. Por ello, queremos presentarte diferentes estilos de decoración para oficinas que con toda probabilidad pueden ayudar a tu negocio.

1. Estilo mediados del XX

Uno de los estilos de decoración para oficinas más recurrentes es el de mediados del siglo XX. Esta época marcó un antes y un después en el diseño en general y en el diseño de espacios en particular. Algunos toques que nos ayudan a conseguir dicho estilo de decoración para oficinas son jarrones, lámparas de diseño retro o diferentes texturas para paredes y mobiliario. En este sentido las paredes y separadores lisos combinados con líneas sobrias y clásicas dan un contraste estupendo.

2. Estilo de decoración para oficinas industrial

Uno de los estilos que más furor ha causado en los últimos tiempos en la decoración de oficina es el de tipo industrial. Al mismo tiempo que ofrece materiales muy duraderos y resistentes al paso del tiempo, puede ofrecer un diseño elegante. Esto lo consigue gracias a ser uno de los estilos que más promueve el concepto de «menos es más». Por ello es uno de los estilos más recurrentes, más versátiles y más asequibles desde hace varios años a esta parte.

Para este estilo se pueden incorporar elementos como las maderas y los metales para el mobiliario con paredes desnudas de cemento. Igualmente, en este estilo combinan perfectamente los espacios diáfanos y los techos altos para generar sensación de amplitud. Detalles como dejar a la vista tuberías y conductos contribuye a generar un espacio de decoración para oficinas industrial. De paso, vuelve rentable cualquier inversión que pudiera hacerse en dicho espacio por lo que a todas luces es una de las opciones más interesantes.

3. Minimalismo

El minimalismo se ha impuesto no solo como estilo de decoración. Muchas personas lo han llevado más allá y lo han escogido como una forma de vida. En él se sigue de nuevo el principio de «menos es más». El blanco es el hilo conductor de este estilo de decoración para oficinas gracias a su potencial de contraste. Al mismo tiempo, no se incorporan demasiados elementos de decoración. Por ello, son oficinas muy versátiles y funcionales. Existen varias tendencias provenientes fundamentalmente de los países nórdicos.

En gran parte su origen explica todo su potencial: entre las ventajas más grandes que aporta el estilo de decoración para oficinas minimalista es que permite un mayor aprovechamiento y rendimiento de la luz. Tonos neutros como el gris para delimitar los espacios son también buenas opciones.

Esperamos que estos tres estilos de decoración para oficinas te ofrezcan un horizonte lo suficientemente amplio como para idear tu propio espacio de trabajo. Sácale partido y personalidad para mejorar el ambiente de trabajo, las relaciones y la productividad.