1. Página principal
  2. Noticias
  3. ¿Cómo pedir el permiso de obra para cada tipo de reforma?
permiso de obra

 

Cómo pedir el permiso de obra para cada tipo de reforma no es sencillo. Es necesario presentar una serie de documentos, pagos de tasas e información de gestión que no todo el mundo conoce. Los trámites burocráticos dejan claro lo que piden con una serie de requerimientos, pero se deben de realizar correctamente, dentro de unos plazos y de forma ordenada para que no falte nada y dar los menos pasos posibles. Lee atentamente toda esta información que ponemos a tu disposición, y apunta con boli los casos en los que te aplique porque vamos a explicarlo todo. Sigue con nosotros.

¿Qué tipos de obra existen?

Lo primero es conocer que no todas las obras requieren el mismo permiso. Por ello, se distinguen en 3 tipos.

  1. Obras exentas. Las reformas que no generan ni escombros, ni ruidos durante mucho tiempo, ni son complejas, entran en esta categoría. Si no hay molestia, no hay que hacer trámites. Cambiar una puerta, pintar una pared o poner moqueta en una habitación son reformas exentas. Aumentan el atractivo de la vivienda, pero no cambian los espacios. Son muy pocas las obras que están exentas, así que sigue leyendo porque lo general es que sí te haga falta hacer algún trámite, ya que la obra es de la siguiente categoría.
  2. Obras sencillas o simples. Se trata de obras pequeñas y de poca duración. Dentro de los requisitos del Ayuntamiento de tu distrito, no se incluye que un arquitecto o un ingeniero validen y supervisen la reforma. Eso sí, el Ayuntamiento sí que tiene que dar permiso para que se realicen, y que los escombros puedan salir del lugar y depositarse en la vía pública. Siempre deben conocer que se están realizando.
  3. Obras que requieren supervisión. Cuando se necesita un ingeniero o un arquitecto, estamos hablando de obras supervisadas y validadas. Son complejas, y por eso tanto la reforma como el Ayuntamiento lo requiere. Además, también se han de entregar permisos dependiendo de todo lo que se lleve a cabo.

¿Dónde hay que pedir el permiso de obra?

Como ya hemos mencionado, se pide en el Ayuntamiento correspondiente de cada ciudad. Para que te lo concedan se han de cumplir los requisitos de:

  • Informar sobre el tipo de reforma que se llevará a cabo (las tres anteriormente mencionadas).
  • Informe del arquitecto o del ingeniero técnico (depende de si lo requiere o no). Se trata de un plano o un croquis sobre la obra a realizar, además de un plan de proyecto detallado con los pasos a realizar. También se incluye el presupuesto. Debe estar todo en orden para que el ayuntamiento tenga conocimiento.
  • Pago de tasas correspondientes.

Lo ideal es tener todos estos papeles preparados previamente, para que simplemente sea ir y solicitarlo y que lo aprueben con rapidez; pero ante cualquier duda siempre se puede preguntar específicamente qué te piden.

¿Se puede pedir el permiso de obra por vía online?

Por lo general, la mayor parte de los ayuntamientos tienen habilitada en su web una serie de instrucciones y documentos a rellenar y enviar para que se pueda hacer telemáticamente. Puedes comprobarlo antes de ir allí, aunque si no tienen solo queda la vía física.

Cabe mencionar que los tipos de obra están definidos, en teoría, en la normativa del PGOU (plan general de ordenación urbana) o también llamadas Normas urbanísticas. Cada Ayuntamiento tiene las suyas propias, y no está de más consultarlo antes de todo porque puede variar ligeramente.

Precios al pedir el permiso de obra

Dependiendo de la reforma a realizar, se tendrán que pagar unas tasas u otras. Vamos a intentar separar en varios tipos para que quede más claro.

Reforma de acabados

Cuando hablamos de acabados, hablamos de obras que se realizan en una vivienda como el alicatado o el cambio de suelos. La mayoría de estas obras requieren que se solicite un permiso informativo, pero están exentas de otros papeleos. Cuando una reforma sea sencilla y requiera de la colocación de un saco de escombros o contenedor, se deberá pagar. El cálculo se hace por los días que esté en la calle. Es un rango que no llega a exceder los 5€, y varía dependiendo del tamaño y de la categoría de la calle. Se paga por la molestia de tenerlo en la calle, no por alquilarlo. Ese precio va a parte, y suele correr a cargo de empresas privadas.

Reforma de ampliación

Cuando se quiere aumentar la superficie inicial, debemos tener claro que se trata de una obra grande. Por ejemplo, un cerramiento de una terraza se considera una ampliación.

  • La tasa de tramitación para pedir el permiso de obra suele ser de aproximadamente 245 euros, hasta los 25 metros cuadrados iniciales. Por encima de estos, 25 metros cuadrados más conllevan un desembolso de 161€.
  • La tasa de supervisión ronda los 200€.
  • También se ha de contar con el precio del contenedor de escombros, y hasta un 4% del presupuesto para pagar el impuesto de construcciones.

Reforma de redistribución de la vivienda

Es una obra de gran complejidad, ya que se han de quitar paredes o crearlas o cambiar de lugar habitaciones completas como el baño o la cocina.

  • Se debe pedir la Cédula de Habitabilidad de acuerdo con los cambios.
  • En el proyecto del arquitecto deben constar los planos del antes y el después, además del presupuesto.
  • Se paga la tasa de tramitación, que son unos 280€ hasta los 500 metros cuadrados.
  • El 4% del impuesto de construcciones, como en el caso anterior, y el saco.

Reformas estructurales

Estas obras son las que cambian elementos importantes de la casa, ya sean pilares, vigas, muros de carga o techos. Son reformas que se parecen a la anterior y muchas veces se solapan, ya que se puede querer tirar un muro de carga para pasar de dos habitaciones a una.

Se pide la misma documentación en general. Lo que cambia es el precio:

  • La tasa de tramitación ronda los 600 euros o más hasta los 250 metros cuadrados.

Reformas estructurales externas

Estas reformas son las que se hacen en las comunidades de vecinos. Arreglos de fachadas o balcones, por ejemplo. Por eso, el precio se hace por piso.

  • La tasa de tramitación, que suele ser de unos 60 euros por planta, pero se aplica un mínimo de 120€.
  • Además de lo mencionado anteriormente, que es común para todas estas obras mayores.

Para encontrar profesionales que te ayuden tanto a pedir el permiso de obra, como a realizar los planos y realizar las reformas, consulta Servilista. A tu disposición se encuentran los mejores y puedes comparar.